top of page
  • Foto del escritorWeHeal

Glomerulonefritis: Enfrentando al enemigo silencioso de los riñones

La glomerulonefritis es un trastorno renal que afecta a los glomérulos, pequeñas estructuras en forma de ovillo encargadas de filtrar la sangre y eliminar las sustancias de desecho. Si bien puede pasar desapercibida, esta afección puede causar graves daños a los riñones si no se trata adecuadamente. En este artículo, exploraremos las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de la glomerulonefritis. ¡No te lo pierdas!

Nefrólogo Polanco

¿Qué provoca la glomerulonefritis?

Causas inmunológicas

El sistema inmunológico puede atacar por error a los glomérulos, provocando inflamación y daño en los riñones. Esto puede deberse a enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico, la vasculitis o la glomerulonefritis postinfecciosa (como consecuencia de una infección de garganta por estreptococos).

Causas no inmunológicas

La glomerulonefritis también puede ser resultado de trastornos hereditarios, como el síndrome de Alport, que afecta tanto a los riñones como a la audición y la vista. Otras causas incluyen enfermedades sistémicas como la diabetes y la hipertensión arterial, que pueden dañar los glomérulos a lo largo del tiempo.

Síntomas de la glomerulonefritis

La glomerulonefritis puede ser asintomática o presentar síntomas leves en sus primeras etapas. Sin embargo, a medida que avanza, puede manifestarse de diversas formas:

  1. Orina espumosa debido al exceso de proteínas

  2. Hinchazón en cara, manos y pies por retención de líquidos

  3. Fatiga y debilidad

  4. Presión arterial elevada

  5. Pérdida del apetito y náuseas

Si experimentas estos síntomas, es fundamental que acudas a un especialista en nefrología para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Diagnóstico de la glomerulonefritis

El diagnóstico de la glomerulonefritis puede incluir:

Análisis de sangre y orina

Los análisis de sangre y orina permiten detectar niveles elevados de proteínas y creatinina, indicativos de problemas renales. También pueden identificar la presencia de anticuerpos que podrían estar atacando a los riñones.

Biopsia renal La biopsia renal es un procedimiento en el que se extrae una pequeña muestra de tejido renal para examinarla al microscopio. Este examen puede confirmar la presencia de glomerulonefritis y ayudar a determinar su causa.

Imágenes por resonancia magnética (IRM) o tomografía computarizada (TC)

En algunos casos, el médico puede solicitar una IRM o TC para obtener imágenes detalladas de los riñones y evaluar su estructura y función.

Tratamiento de la glomerulonefritis

El tratamiento de la glomerulonefritis dependerá de la causa subyacente y de la gravedad de la enfermedad. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Controlar los síntomas y factores de riesgo

Es importante abordar los síntomas y factores de riesgo que pueden empeorar la enfermedad renal. Esto incluye controlar la presión arterial, reducir el consumo de sal y proteínas, y mantener niveles saludables de azúcar en la sangre en caso de diabetes.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ser recetados para tratar la inflamación y suprimir el sistema inmunológico en caso de enfermedades autoinmunes. Algunos ejemplos incluyen corticosteroides, inmunosupresores y medicamentos antihipertensivos.

Diálisis

En casos severos de glomerulonefritis, donde los riñones ya no pueden eliminar eficientemente los desechos y el exceso de líquidos del cuerpo, puede ser necesario recurrir a la diálisis. La diálisis es un procedimiento que utiliza una máquina para filtrar la sangre cuando los riñones no pueden hacerlo adecuadamente.

Trasplante de riñón

Si la función renal se ve comprometida de manera irreversible, el trasplante de riñón puede ser la única opción de tratamiento. Un riñón de un donante compatible es trasplantado al paciente para reemplazar el riñón dañado.

Prevención de la glomerulonefritis

Aunque no todas las formas de glomerulonefritis se pueden prevenir, se pueden tomar algunas medidas para reducir el riesgo:

  1. Mantén una buena higiene para prevenir infecciones, especialmente en la garganta y la piel.

  2. Controla las enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión arterial.

  3. Realiza chequeos médicos regulares para detectar problemas renales de forma temprana.

  4. Evita el consumo excesivo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), ya que pueden afectar la función renal.

En conclusión, la glomerulonefritis es una enfermedad renal que puede pasar desapercibida y causar daños graves si no se trata adecuadamente. Si sospechas que podrías tener glomerulonefritis, consulta a un especialista en nefrología para obtener un diagnóstico y tratamiento oportunos. Además, recuerda que la prevención es clave para mantener tus riñones saludables a largo plazo.


Nefrólogo Polanco - Problemas del Riñón Polanco

En WeHeal contamos con los mejores especialistas del sector de salud así como Nefrólogo en CDMX.

Agenda tu cita al número: 55 5962 5094 o envíanos un mensaje de WhatsApp.

También puedes visitarnos dando click aquí.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page