top of page
  • Foto del escritorWeHeal

Hiperplasia prostática benigna (HPB): Lo que todo hombre debe saber

La hiperplasia prostática benigna (HPB) es un problema de salud que afecta a muchos hombres, especialmente a medida que envejecen. Este trastorno se manifiesta con el crecimiento no canceroso de la próstata, lo que puede causar síntomas molestos y afectar la calidad de vida. A continuación, exploraremos más a fondo esta condición, sus causas, cómo se diagnostica y cuál es el mejor enfoque para tratarla.

Hiperplasia prostática benigna

¿Qué es la hiperplasia prostática benigna?

La HPB es un agrandamiento no canceroso de la próstata, una glándula que forma parte del sistema reproductor masculino. Esta afección es muy común en hombres mayores de 50 años y puede provocar síntomas urinarios incómodos e incluso dolorosos.

Síntomas de la HPB

Algunos de los síntomas más comunes de la HPB incluyen:

  • Dificultad para comenzar a orinar

  • Chorro de orina débil o intermitente

  • Necesidad frecuente o urgente de orinar, especialmente por la noche

  • Sensación de vaciado incompleto de la vejiga

  • Incontinencia urinaria

Causas de la HPB

Aunque no se conoce una causa específica para la HPB, se cree que está relacionada con cambios hormonales y factores genéticos. Además, el envejecimiento y la presencia de testosterona también pueden contribuir al desarrollo de esta condición.

Diagnóstico de la hiperplasia prostática benigna

El diagnóstico de la HPB generalmente comienza con una evaluación médica completa y un examen físico. Esto puede incluir:

  • Historial médico y síntomas

  • Examen rectal digital (ERD) para evaluar el tamaño y la forma de la próstata

  • Análisis de sangre para medir el antígeno prostático específico (PSA)

  • Pruebas de imagen como ultrasonido o resonancia magnética

  • Estudios urodinámicos para evaluar el flujo de orina y la función vesical

Tratamiento para la hiperplasia prostática benigna

El tratamiento de la HPB depende de la gravedad de los síntomas y del impacto en la calidad de vida del paciente. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

Cambios en el estilo de vida

Para casos leves de HPB, se pueden recomendar cambios en el estilo de vida, como:

  • Reducir la ingesta de líquidos antes de acostarse

  • Evitar bebidas con cafeína y alcohol

  • Realizar ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico

Medicamentos

Los medicamentos pueden ser útiles para aliviar los síntomas de la HPB y mejorar el flujo de orina. Algunos de los medicamentos más comunes incluyen:

  • Alfa-bloqueantes: Relajan los músculos de la próstata y de la vejiga, facilitando la micción.

  • Inhibidores de la 5-alfa-reductasa: Reducen el tamaño de la próstata al disminuir la producción de dihidrotestosterona (DHT), una hormona que estimula el crecimiento prostático.

  • Inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE5): Estos medicamentos, utilizados principalmente para tratar la disfunción eréctil, también pueden aliviar los síntomas de la HPB.

Procedimientos mínimamente invasivos

Si los cambios en el estilo de vida y los medicamentos no son suficientes para controlar los síntomas, se pueden considerar procedimientos mínimamente invasivos, como:

  • Termoterapia transuretral por microondas (TUMT): Utiliza calor para destruir el tejido prostático excesivo.

  • Ablación transuretral con aguja (TUNA): Utiliza radiofrecuencia para destruir el tejido prostático excesivo.

  • Embolización de las arterias prostáticas (PAE): Bloquea el flujo sanguíneo hacia la próstata, lo que provoca una reducción en el tamaño del tejido.

Cirugía

En casos más graves o cuando los tratamientos anteriores no han sido efectivos, se puede recurrir a la cirugía, como:

  • Resección transuretral de la próstata (RTUP): Se utiliza un instrumento llamado resectoscopio para extirpar el tejido prostático excesivo.

  • Prostatectomía abierta: Es una cirugía más invasiva en la que se extirpa parte de la próstata a través de una incisión en el abdomen.

Prevención de la hiperplasia prostática benigna

Aunque no existe una prevención garantizada para la HPB, se pueden tomar medidas para mantener una próstata saludable y reducir el riesgo de desarrollar esta condición:

  • Llevar una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras y granos enteros

  • Mantener un peso saludable

  • Hacer ejercicio regularmente

  • Limitar el consumo de alcohol y cafeína

  • Evitar retener la orina por períodos prolongados

Conclusión

La hiperplasia prostática benigna es una afección común en hombres mayores, pero con un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno, se puede controlar y mantener una buena calidad de vida. Si experimenta síntomas de HPB, no dude en consultar a un médico para obtener la evaluación y el tratamiento adecuados.


Urología en Polanco - Urólogo CDMX

En WeHeal contamos con los mejores especialistas del sector de salud así como Urólogo en Polanco.

Agenda tu cita al número: 55 5962 5094 o envíanos un mensaje de WhatsApp.

También puedes visitarnos dando click aquí.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page